logo

Exposición Colectiva | “Faces” | 18 enero – 16 marzo 2019

“Lo que presentamos es un documento impresionante que sorprende. Yo creo que más que sorprendente, es honesta. Es honesta, pero en sí misma es una buena obra. Lo cierto es que nos pone un poco nerviosos presentársela. Ah, vamos, no hay motivo para estar nerviosos. Es arriesgada pero tiene fuerza, y es atractiva. Más te vale que sea mejor que la última Harry…”

                                                                                  Faces, John Cassavetes, 1968

John Cassavetes dirige en 1968 la película “Faces” con Gena Rowlands como mayor atractivo en el reparto. “Faces” se convierte en una película de culto frecuentemente seleccionada entre los mejores largometrajes de la historia del cine, y que ha influenciado a cineastas como Martin Scorsese, Woody Allen, Robert Altman, Michael Hanneke, y en los 90 el movimiento “Dogma” liderado por el director danés Lars von Trier. Esta cinta de “excesos” sigue los presupuestos del denominado cinema-verité inventado por Jean Rouch e influido por Dziga Vertov y Robert Flaherty. Este “cine de la verdad” es una apoteosis de contradicciones pues postula la intervención del director -como autor- y a la vez su carácter documental siempre con el objetivo de la búsqueda de la autenticidad. El carácter confrontacional, improvisado, e intervencionista de la cámara y el cineasta sobre el actor resulta en películas tan provocadoras, descarnadas, y transgresoras como “Los idiotas”, “Celebración” o “La cinta blanca”.

Este proyecto sobre la retratística fotográfica del rostro –face– se desarrolla sobre tres ejes: la relación entre la fotografía primitiva del siglo XIX y la contemporánea, el binomio documento-relato, y la contraposición entre el retrato y el autorretrato. Los daguerrotipos y ambrotipos son quizá los retratos con mayor carga de verdad de la historia de la fotografía, ya que los retratados se enfrentaban por primera vez al artefacto, a la cámara, y sus miradas son de una frescura, un asombro, y una expectativa extraordinarios, y me atrevo a decir que inigualados posteriormente. Por primera vez en la historia cualquier persona podía dejar una huella fidedigna de su paso por el mundo, algo solo al alcance de unos pocos privilegiados hasta entonces: aquellos que podían pagar un retrato pintado.

A partir de ahí damos un salto de más de un siglo hasta encontrarnos con la obra de artistas contemporáneos con una aproximación al rostro muy diversa, desde el documental a la fotografía escenificada, y desde el “otro” al fotógrafo-artista que es a la vez sujeto y objeto fotográfico, y por tanto un homo photographicus en la acepción planteada por Joan Fontcuberta, pero muy alejada de la hegemonía totalitaria del selfie.

Los artistas de la galería seleccionados son “investigadores” del rostro humano. Roger Ballen (Nueva York, EEUU, 1950) transita las fronteras del documento y la narrativa con la maestría de un clásico. Jamie Baldridge (Louisiana, EEUU, 1975) juega con mundos inventados entre lo atávico y lo tecnológico. Por su parte, Elina Brotherus (Helsinki, Finlandia, 1972) indaga en los territorios de lo biográfico con las “art ideas” de John Baldessari. Julia Fullerton-Batten (Bremen, Alemania, 1970) es una virtuosa de la puesta en escena de relatos históricos y autobiográficos. Por último, Ellen Kooi (Leeuwarden, Holanda, 1962) fija su mirada en la psicología de la infancia como único baluarte posible de la autenticidad.

Comisariada por Juan Curto

Para recibir los materiales de la exposición (nota de prensa e imágenes) contacta con nosotros en el (+34) 91 429 17 34 o en info@camaraoscura.net


Share